viernes, 14 de diciembre de 2012

El sulforafano extraído del brócoli, puede convertirse en un futuro tratamiento frente a la leucemia

Una molécula extractada del brócoli y otros verduras del grupo de las crucíferas llamada sulforafano,  reduce el número de células de leucemia linfoblástica aguda en ensayos realizados "in vitro", según una investigación publicada en la revista "Plos One" por científicos del Baylor College of Medicine (Estados Unidos).
 
El equipo de investigadores, buscan una alternativa para aquellos casos en que este cáncer frecuente en niños y que se cura en el 80% de los casos, no responda al tratamiento, por lo que se centraron en estudiar la eficacia del sulforafano, un compuesto natural que se encuentra en el brócoli del que se han evidenciado propiedades preventivas y terapéuticas en los tumores sólidos, ya que los estudios han demostrado que las personas que consumen una dieta rica en verduras crucíferas tienen un menor riesgo de algunos cánceres.
 
Para estudiar cómo este compuesto actuaría sobre la leucemia linfoblástica aguda, los investigadores, dirigidos por el doctor Koramit Suppipat, autor principal del estudio, incubaron derivados humanos de las líneas celulares de leucemia y linfoblastos primarios de pacientes pediátricos con el compuesto. Las células tumorales murieron mientras que las células sanas obtenidas de donantes sanos no fueron afectadas, resultados que también mostraron los estudios evaluados en modelos animales preclínicos.
 
Los autores explican que el compuesto funciona mediante la introducción de las células y reacciona con ciertas proteínas, por lo que creen que este compuesto podría algún día ser usado como una opción de tratamiento en combinación con las terapias actuales, aunque reconocen que hacen falta más estudios. También están trabajando para determinar qué proteínas se ven afectadas por el sulforafano y cómo sucede esto. Esto podría identificar un nuevo objetivo para el tratamiento de otros tipos de cáncer.